Lluvia

>> martes, 10 de junio de 2008


"Ayer fue un día difícil para una mamá como yo... Sé que muchas mamis sufren cosas mucho peores, pero no puedo dejar de sentirme así cada vez que llueve...
A las 6:30am, cuando nos levantamos, estaba nublado y muy frío, pero no creí que iba a llover. Mi esposo llevó a nuestra hija mayor al colegio en medio de un frío helado y la oscuridad de la ciudad de noche. Como cada día rezo para que no se enfermen, para que crucen la avenida a salvo, para que no los sorprenda ningún delincuente...
Pienso que mi nenita tendrá miedo al salir al frío helado de la calle, y ver la oscuridad que la envuelve, pero también sé que tiene un papá que da su vida por ella, y que siempre que pueda estará allí para abrigarla y sostenerla con sus manos...
Yo aquí me quedo con mi bebé, y esperamos a que se haga el mediodía para ir a buscarla nuevamente al colegio, mientras mi esposo está en su trabajo. A veces los días son hermosos y soleados, pero hay otros...
Ayer fue uno de esos días difíciles... Llovía y hacía mucho frío, al mediodía se largó una lluvia copiosa, y yo pensaba cómo saldría con el cochecito y mi bebé, y en la otra mano mi paraguas. Cómo haría para que mi bebé no se mojara, para cruzar la avenida inmensa con una sola mano, y hacer maniobras para subir y bajar las veredas sin poner en riesgo a mi beba. Los coches no tienen piedad, y vienen a mil por hora en la avenida...
Mis manos estaban duras, frías, mojadas y moradas. Ya no tenía fuerzas para empujar el carro con mi bebé, ya no tenía más fuerzas para empujarme a mí misma hacia algún destino... "

0 comentarios:

Publicar un comentario

Esta es la ventana de mi casa, por aquí puedes contarme algún secreto mientras conversamos, puedes saludarme mientras pasas, hasta puedes entrar a visitarme!
Gracias por tu comentario, me hace muy feliz!