El mágico mundo del té

>> lunes, 20 de septiembre de 2010


Queridos lectores, les voy a contar un secreto, que poca gente conoce sobre mí, uno de mis sueños es ser Tea Sommelier, pero por motivos económicos esta carrera se me hace en este momento inalcanzable realmente. Espero poder algún día concretarlo!!
Soy una amante del té, desde mi infancia en la patagonia, aprendí a apreciarlo, a desgustarlo en las casas de té galés, y significó siempre una especie de comunión con mi mamá, cuando me servía todas las tardes el té con leche, cuidando todos los detalles, con mi mantelito, mi taza, las galletitas... Tal vez no era muy afectuosa, pero en ese momento ponía toda su dedicación para servirme el té, y yo lo recuerdo con cariño... Hasta el día de hoy, aunque tengamos nuestras diferencias, me gusta ir a su casa y tomar el té con rosquitas o pan con mermelada...
Es por este motivo que quiero compartir con ustedes mi amor por el té, y cada cosita que vaya aprendiendo en mi camino autodidacta, la transmitiré aquí.
Ahora una primera parte para iniciar juntas este camino del té:

Introducción al Mundo del Té

Después del agua, es la segunda bebida más consumida del mundo. Su historia en este mundo es tan rica y tan antigua, que sus orígenes se funden con el inicio de la civilización. Ha sido uno de los commodities más buscados, ha sido parte de guerras, ha sido inspiración para poetas y escritores, ha sido bebida de reyes, emperadores y destacadas figuras de la política, el espectáculo, ha sido parte de la vida de miles de millones de personas. El té ha estado tan presente en la evolución histórica del hombre, que resulta verdaderamente difícil no considerarlo uno de sus compañeros de ruta en su devenir por este planeta.

Una leyenda cuenta que Shennong, un legendario Emperador de China, quien además inventó la agricultura y la medicina de ese país, se encontraba reposando al aire libre, y mientras estaba sentado debajo de un árbol, bebía un tazón con agua caliente, alrededor del año 2737 a. de C. El viento agitó las hojas de ese árbol e incidentalmente unas pocas cayeron dentro de su tazón y rápidamente comenzaron a cambiar el color del agua. Absorto en ese maravilloso espectáculo, Shennong fue capturado por la intriga y el misterio, que lo condujo a llevar sus labios hacia el tazón y permitir que un delicado sorbo de esa accidental bebida corriera por su paladar. Su experiencia fue tan placentera y además renovadora, que este hombre alcanzó un estado de profunda alegría. Ese momento mítico lo llevó a estudiar las hojas de esa planta, y como hombre de conocimiento que era, rápidamente descubrió y verificó varias propiedades. Desde ese momento, se dice que no pasó un solo día de su vida sin beberla.

10 comentarios:

otoño 20 de septiembre de 2010, 15:16  

Gracias por compartir tus conocimientos, es linda esa historia y la próxima vez que vaya a tomar té con mis amigas la voy a contar.Besos.Olga.

luisa 20 de septiembre de 2010, 16:05  

Hola Adri,hermoso lo que compartis con nosotras.Como siempre me pasa cuando suelo leerte me dan ganas de compartir una mesa de té con vos.Y charlar horas,tenemos tantas cosas en común.Cuando tengas tiempo pasá por mi blog.Increiblemente y las coincidencias no existen,todo es por algo;hace una semana viajamos a mi valle querido y claro cömo no tomar té galés???!!!!!!mucha luz en tu vida besitos!!!!!!!!

♥♥Clau♥♥ 20 de septiembre de 2010, 16:15  

HOLA ADRI QUE LINDAS HISTORIAS QUE NOS CONTAS,ES MUY AGRADABLE SIEMPRE PASAR POR TU BLOG,QUE TENGAS UN FELIZ COMIENZO DE PRIMAVERA♥

el sotaescala 20 de septiembre de 2010, 16:21  

que bonito relato.
en cuanto a lo de ser sommelier de Tea, no desesperes , todo llega, y si sigues con esta idea ,cuando sea el momento se plasmara. roser

CON GRACIA Y ENCANTO 20 de septiembre de 2010, 17:56  

es muy grato poder leer las maravillosas cosas que escribes, gracias por adentrarnos en un mundo tan magico como es la tradicion del te, que tengas una bella y amorosa semana.

Noelia 20 de septiembre de 2010, 23:29  

ahhh adoro el té! no soy buena catadora jiji pero lo amo! Tomar una rica tacita de té, me fascina :)
Y la historia que contaste es muy linda.
Mi mami se recibió hace un tiempito de Profesora de Folklore y el tema de tesis era libre... así que elegimos el TE! Invistigamos mucho, y agregamos fotos. Y como presentación, ademas de una linda carpeta, le hice una caja de té que completó con variados tecitos! Pero como mi memoria es taaannnn escasa, todo se me olvida, y siempre q vuelvo a leer cosas (que se supone ya las se ajajja) es como una nueva historia para mi :) Tiene su encanto no? Siempre son estrenos ajajja

Te mando besos y buena semana!

Carmen Cecilia 21 de septiembre de 2010, 9:34  

Hola Adribel,que bella la reseña que haces, acerca del té!!!...a mí me encanta!! me parece que ese momento es la combinación perfecta, de la tranquilidad, armonía y espiritualidad...además que mejora la salud!!!...parece increible que eso y mucho más...lo tenga una tacita de té!!!...bueno amiga me encanto conocerte, tienes un blog bellisimo!!!...
Saludos y Cariños!!!

Gabiota 21 de septiembre de 2010, 14:14  

Gracias Adri, es una linda historia que no conocía, me encanta tomar té en tiempo de frío, lo prefiero más que al café.
Un abrazote desde mi lluvioso rincón.
Besos!!

El Panal de la Abejita 22 de septiembre de 2010, 8:07  

Hola Adri! Comparto contigo el amor al mundo del té. Es un una bebida espiritual y mágica...Un abrazo enorme desde Venezuela. Besitos. Marisela:)

Sandra 6 de octubre de 2010, 11:51  

Hola Adri, hace tiempo que no podia visitar mis blogs preferidos, ni actualizar el mio, por problemas en la compu, y nuevamente por aca.. como siempre es tan lindo leerte y elegí esta entrada sobre el té,placer que comparto absolutamente, un disfrute para el alma. Te dejo un beso y un abrazo de osa.

Publicar un comentario

Esta es la ventana de mi casa, por aquí puedes contarme algún secreto mientras conversamos, puedes saludarme mientras pasas, hasta puedes entrar a visitarme!
Gracias por tu comentario, me hace muy feliz!